miércoles, julio 19, 2017

El Brasil

Sin dinero y con el motor del auto destrozado

caminamos por la rambla.

La junta se sopló como un corazón viejo

El Brasil nos recibe así




sábado, julio 15, 2017

Mi nueva casa

Mi nueva casa es calurosa. A la noche los muebles crujen y hay un grillo que se esconde atrás del placard. Es casi una costumbre levantarme a oscuras y pisar fuerte como un defensor central que espera a un delantero. Piso y espero. El grillo se calma. También me espera en la oscuridad. Después me acuesto y vuelve a empezar. Sabe que no lo voy a matar.

Esta nueva casa si que es calurosa. Imagino que en invierno todo ese calor se evapora y el frío se debe pegar a las paredes, al techo, a los cuchillos, al piso del baño. A la tarde salgo a correr a la plaza. Siempre está la misma gente. Un hombre largo, casi raquítico, saca a todos sus perros. Camina con las manos en los bolsillos y trasmite una tristeza increíble. Hay personas que son una antena caminando. En cada pisada que da, veo como sus huesos se retuercen.

Esta nueva casa es calurosa...




martes, junio 20, 2017

Todo empezó de vuelta

Los ancianos que subieron

La montaña al ritmo del viento

Nosotros que paramos

Para ver lo in permanente.

domingo, junio 18, 2017

Todo de nuevo

Todo ha comenzado de nuevo

El sol reventó la ventana

Sin dinero

Busco mis zapatillas

Para enfrentar mi amado destino.

jueves, junio 15, 2017

Estamos en la playa

Estamos en la playa

un hombre gigante

con tatuajes en el cuello

cepilla toda la costa

Otro personaje camina a su lado

como una madera que sostiene

a una planta

Los vendedores ven venir a su destino

esa torre morocha

que sonríe y se pasa las manos

por la boca.

Uno a uno le dan la mano

y sacan su billete arrugado

la gente no lo ve

aunque se esconda a la vista de todos.










jueves, mayo 25, 2017

Cuando tengo dinero la vida es una fiesta

Cuando tengo dinero la vida es una fiesta. Pero, bueno, no está en mi destino tener dinero. Nunca tuve un trabajo bancarizado. Imaginen en los antros en los que trabaje!. Por eso soy un gran economista. Digamos, puedo, decir boludeses como ellos. Nada más. Igualmente, la falta, siempre es un gran motor. Por eso estoy escribiendo un cuento que voy a presentar para ganar guita. Se tratará de un mecánico que conocí en Brasil. Viví tres meses en un taller mecánico!!! Antes no sabía qué era un radiador. El hombre era descendiente de alemanes, su abuelo era de la Gestapo. Lother había venido del Mato Grosso, luego de una separación con su mujer, de los cuernos no se salva nadie!. Y tuvo que empezar todo de nuevo en Pontal do Paraná. Recuerdo el día que llegamos. Era de noche y el hombre se puso hablar de sus enfermedades, tuvo Sica, y en un momento se largó a llorar. Estábamos en una cocina al aire libre, intermedia entre el taller y la casa. Esto es literatura, pensé, o una joda. Un hombre que nos recibe. Hablamos y en cinco minutos se larga a llorar. Desconsolado. Ahora estoy en la etapa de corrección, digamos, la más difícil. En cuanto lo tenga lo subo.

Por error

Por error nos convertimos

en esto.

Grieta y sol será
nuestro destino.